12 de diciembre de 2008

La fabrica de sueños


Aprendiendo de mi hijo



¿Sabes?

Sin ti nada de ésto habría sido posible.

Muchísimas gracias hijo.

y que cumplas muchos más

y que no comamos perdi
ces

que las dejemos volar...



en pos de sus sueños

*