22 de diciembre de 2010

Shibumi de Trevanian

Se puede confiar más en la cortesía que en las virtudes lacrimosas de la 

compasión, la caridad y la sinceridad. 

El juego limpio es más importante que la justicia en sí misma. 





Las virtudes mayores muestran tendencia a desintegrarse 

bajo las presiones de la racionalización conveniente. 

Pero las buenas maneras son buenas maneras y siguen inmutables 

en medio de la tempestad de las circunstancias.


*