21 de marzo de 2009

Dulce María Loynaz/La criatura de isla

 Las primaveras son islas
  

nosotros las habitamos






 "La criatura de isla"


La criatura de isla paréceme, no sé por qué, una criatura distinta.

Más leve, más sutil, más sensitiva.
Si es flor, no la sujeta la raíz; si es pájaro, su cuerpo deja un hueco en el viento;
si es niño, juega a veces con un petrel, con una nube…
La criatura de isla trasciende siempre al mar que la rodea y al que no la rodea.
Va al mar, viene del mar y mares pequeñitos se amansan en su pecho, duermen a su calor como palomas.
Los ríos de la isla son más ligeros que los otros ríos. Las piedras de la isla parece que van a salir volando…
Ella es toda de aire y de agua fina.
Un recuerdo de sal, de horizontes perdidos, la traspasa en cada ola, y una espuma de barco naufragado le ciñe la cintura, le estremece la yema de las alas…
Tierra firme llamaban los antiguos a todo lo que no fuera isla.
La isla es, pues, lo menos firme, lo menos tierra de la Tierra.

Dulce María Loynaz


*