18 de mayo de 2011

Quien no puede lo más no puede lo menos.



 A resguardo

de la que está cayendo,


 

al visitante no le llega

la facundia del cicerone.


*